Archivo de la sección 'Copa Libertadores'

Argentinos se quedó afuera de la Copa y se armó tangana

por Juan Pablo Veli

Velez “Silva” tranquilo

por Tomy Nelson

Santiago Silva tiene una historia particular como jugador. Luego de dar vueltas por varios equipos en toda su carrera, encontró su lugar en el mundo en el Sur de la Provincia de Buenos Aires. Salió campeón con el Banfield de Falcioni, pero no se pudo quedar allí. Vélez, dueño de su pase, lo quiso de vuelta en su equipo y el delantero de 29 años siguió con la misma puntería que lo hacía en su ex equipo.

El uruguayo llegó al conjunto de Liniers en 2008, para el Apertura de ese año. Allí no tuvo mucha continuidad, jugó sólo 6 partidos (2 de ellos como titular) y el resto del torneo lo vio desde el banco. Consecuencia de la poca continuidad, no pudo convertir y decidió buscarse un club.

La segunda etapa comenzó en el Clausura de 2010, ya con el Tigre Gareca en el banco, el Tanque fue figura indiscutida fue agarrando confianza y continuidad. Fueron 9 partidos con 5 goles.

Ya para el torneo siguiente era titular indiscutido, y comenzó a aceitarse el tridente junto al Burrito Martínez y a Maxi Moralez. En el Apertura jugó todos los partidos de titular y festejó en 11 oportunidades; aunque no alcanzaron para superar a Estudiantes que se quedó con el título.

Hoy por la noche, el tridente estuvo más explosivo que nunca y el Tanque fue clave para darle a su equipo la clasificación a octavos de final de la Copa Libertadores de América. Un partido que, a priori, parecía complicado y que había arrancado difícil también en el trámite. El Caracas atacó y fue en busca del partido, pero no fue efectivo y a Vélez, cuando lo dejás, te liquida (más aún si no le echan a ningún jugador, como tendrí que haber pasado con Cubero) . A los 20 minutos, un desborde del Burrito terminó en centro al área; cortina excepcional de Silva y gran definición de Moralez para ponerse en ventaja.

El segundo tiempo pudo ser un calvario, sin embargo tuvo que aparecer el Tanque para darle tranquilidad. Al minuto nomás, tiró un centro que se coló a la red. El partido era ya más tranquilo. Vale destacar la calidad que tiene el Fortín de ¾ de cancha hacia adelante. Silva es el faro y es excelentemente asistido por Martinez, Moralez y Ricky Alvarez (pichón de crack). Así, llegaría el tercero y definitivo. Centro de Ricky y palomita del uruguayo para decretar la goleada.

Vélez entró más justo de lo que parecía a la segunda fase de la Copa. Ahora deberá ver, verdaderamente, para que está. Sin embargo, con el Pelado adelante, puede estar seguro de que va a “silvar” tranquilo.

Barcos sigue el camino de Bieler en Liga de Quito

por Juan Pablo Veli

Con menor potencia y fuego que antes, Liga de Quito todavía estira su jerarquía a nivel continental. Ante Godoy Cruz, que quedó eliminado en la última posición, certificó su primer puesto en el Grupo 8 de la Libertadores, en el que también quedó borrado Independiente. Y lo hizo con una acción sensacional de Hernán Barcos, un delantero que, como en su día pasó con Bieler, pasó casi desapercibido por la Primera División del fútbol argentino pero hoy explota en el equipo ecuatoriano.

Surgido de las Inferiores de Racing, el hombre de Bell Ville pasó por Guaraní, Olmedo, Estrella Roja, Huracán, Shanghai Shenhua y Shenzhen Football Club -con el que fue máximo goleador del fútbol chino-, antes de recalar en Liga, donde hoy es pieza vital. Nunca tuvo demasiadas chances en Racing, de donde se fue en 2009, cuando Vivas iba a tenerlo en cuenta, porque prefirió priorizar la chance de irse afuera. Pasó también con más pena que gloria por el Huracán post subcampeonato, por eso sorprende encontrarlo como el punta más filoso de uno de los mejores equipos de América.

Así como Liga fue la gran plataforma para Bieler, aunque después su vuelta a la Argentina está dejando más que desear que otra cosa, hoy Barcos se luce en el ataque del equipo de Bauza. Tuvo ofertas interesantes para pegar un nuevo salto, pero prefirió seguir para jugar la Libertadores.

Independiente perdió ante Godoy Cruz y no logra levantar cabeza

por Guido Plotnik

Era la noche de la reivindicación, en el Libertadores de América con el apoyo de toda su gente. Seis partidos había disputado el Rojo en su nuevo estadio por copas internacionales y siempre había salido victorioso. Todo estaba dado para volver a festejar. Los primeros quince minutos, el equipo jugaba un fútbol de alto vuelo, con actitud, pelota al piso y mucha concentración. Ganaba 1-0 con gol de Parra de cabeza, tras un centro de Gracián, pero de repente todo se derrumbó.

Con el tanto en contra, Godoy Cruz comenzó a acomodarse en el terreno y los dirigidos por el “Turco” Mohamed disminuyeron la intensidad. Los mendocinos tuvieron un tiro libre y casi sin esperarlo, se encontraron con el empate. Olmedo entró solo por el segundo palo, la metió hacia el medio y Fredes en contra comenzó la debacle.

Independiente ya no era el del principio, tenía la pelota pero sus ideas eran nulas, los errores defensivos eran moneda corriente y Godoy Cruz, que casi ni atacaba, aprovechó estas falencias. Mareque dejó un pase corto, el Tomba la recuperó, Rojas recibió por detrás de la línea de los volantes rojos y con todo el tiempo del mundo para acomodarse, la colocó en el palo derecho de Navarro.

El segundo tiempo empezó de manera muy parecida al primero, con un Independiente decidido, que tuvo varias oportunidades para igualar el trámite. Gracián casi moja de tiro libre, “Pato” Rodríguez estrelló un tiro en el palo y J.Castillo se perdió un gol increíble, pero los comandados por Da Silva fueron bien prácticos y exprimieron al máximo las fallas del local. Navarro sacó corto, Damonte habilitó a Ramírez de cabeza y el “Tito” definió por arriba ante la floja respuesta de Hilario.

Mohamed tiró toda la carne al asador, haciendo ingresar a Núñez y a Defederico, pero ninguno pudo cambiar un rumbo que a esa altura ya parecía escrito. Godoy Cruz se plantó firme atrás y casi no pasó sobresaltos hasta el final del encuentro. Independiente terminó dejando una muy mala imagen, resignado, desganado y sin alma para remontar la situación adversa.

En la noche que todo pintaba bien, en la que el Rojo soñaba con volver a ser aquel respetado equipo campeón de la Sudamericana del año pasado, Godoy Cruz lo hundió más en el precipicio en el que se encuentra. ¿Fue casualidad el título de diciembre o realmente bajó tanto el nivel de estos jugadores que, hace tres meses, eran reyes de América?

Sin Verón, Estudiantes sacó tres puntos vitales en Paraguay

por Andrés Rolon

Necesitaba Estudiantes una victoria en Paraguay para afianzarse en la Copa Libertadores. El rival, Guaraní, era ideal para volver a ganar y olvidarse definitivamente del 0-5 ante Cruzeiro. Y el Pincha lo consiguió por 2-1 con goles de Pablo Barrientos y Leandro González. Pero para lograrlo tuvo que remontar un resultado adverso.

En apenas cinco minutos dio vuelta el marcador. A los 5 del segundo tiempo, el Pitu recibió de Iberbia y dejó sin chances al arquero Aurrecochea, mientras que Leandro González reventó la red a los 8 minutos con un potente disparo de afuera del área. Golazo y festejo con furia del delantero, que no la metía desde septiembre.

Hasta ese momento era evidente la superioridad del conjunto argentino, con Enzo Pérez a la cabeza dirigiendo todos los ataques, moviéndose de izquierda a derecha y volviendo locos a los defensores paraguayos. Barrientos lo acompañaba y Braña hacía el trabajo sucio, como siempre.

Pero el fútbol demostró una vez más que es impredecible y a los 43 del primer tiempo Pablo Caballero había decretado el 1-0 de penal, luego de un dudoso foul de Federico Fernández al ex Racing y Tigre. Hasta ahí, Estudiantes se ubicaba en la última posición del Grupo 7 y comenzaban a temblar las piernas de los hinchas. No así la de los jugadores.

Sin perder la calma llegaron los dos tantos. Berizzo, que tenía a Hernán Rodrigo López listo para ingresar al campo de juego, decidió hacerlo esperar y en su lugar puso a Matías Sánchez. Estudiantes se retrasó y casi lo paga caro, porque Guaraní llegó en dos ocasiones, ambas clarísimas. En la primera salvó Orión, en la segunda Sosa disparó desviado.

Al final, el encuentro se terminó calentando por disturbios en la tribuna visitante y por algunos botellazos que cayeron cerca del arquero del León. Típicos papelones de Copa Libertadores, en la misma cancha donde en el 2006 los Borrachos del Tablón protagonizaron una batalla tremenda.

Estudiantes fue superior y tiene plantel como para superar las ausencias de Verón y de la Gata Fernández. De todas formas, esas ausencias se sienten y así fue que se le complicó un encuentro que debió haber sido mucho más tranquilo de lo que fue. Ahora, el Pincha se ubica segundo y le restan dos compromisos de local. Los encuentros hay que ganarlos, pero en La Plata es casi inexpugnable, por lo que los hinchas ya pueden ir pensando en la segunda ronda.

Vélez e Independiente cayeron en sus compromisos de la Libertadores

por Guido Plotnik

El Fortín y el Diablo debían encarar una noche de copa con muchísimas expectativas. Los dirigidos por Ricardo Gareca recibían a la Universidad Católica, buscando el triunfo para mantenerse en la punta de su grupo y con el objetivo de mostrar una mejoría con respecto al desempeño que viene teniendo en el torneo local, mientras que los del “Turco” Mohamed, con varios suplentes en cancha, visitaban a la Liga de Quito con la intención de rasguñar algún puntito en la altura.

Desde el principio se notó que Vélez ya no es el mismo. El juego asociado y vistoso que fue moneda corriente en el campeonato anterior, extrañamente parece haber desaparecido y decimos que es raro porque el plantel actual es casi el mismo que en el Apertura pasado. Los chilenos se animaron a jugar y apenas comenzado el encuentro se pusieron en ventaja de la mano de Lucas Pratto, un chico de Boca que se encuentra a préstamo en el conjunto trasandino. El local reaccionó y en dos minutos lo dio vuelta. Primero Ortíz de cabeza y luego A.Fernández tras una buena asistencia de Maxi Morález pusieron a Vélez en ventaja, la cual todavía fue más abultada cuando en el final del primer tiempo, Papa estableció el 3-1. Los de Gareca estaban tranquilos por el resultado, pero varios desacoples defensivos hacían dudar a su gente.

Silva ingresó en el entretiempo en una clara muestra de que Gareca quería liquidar el juego lo más rápido posible, pero la tarjeta roja a Ortíz le complicó todos los planes. La Católica fue a matar o morir y de a poquito fue arrinconando a Vélez. Primero Tomás Costa con un golazo de media distancia descontó para los chilenos y más tarde Pratto y Pizarro dieron vuelta la historia de una manera increíble. Noche negra para el Fortín.

El Rojo visitaba Quito por tercera vez en un poco más de tres meses y a priori se presentaba un partido perdible. El entrenador guardó varios titulares para el encuentro del lunes ante Arsenal, ya que los fantasmas del descenso sobrevuelan Avellaneda y nadie quiere parecerse al vecino. La apuesta al “Turco” parecía salirle bien, ya que en ese primer tiempo Independiente manejó muy bien la pelota, ganó al medio campo con Godoy, Fredes y Gracián y le jugaba de igual a igual a la Liga, pero el error de Maxi Velázquez y las dudas de Gabbarini a los diez minutos, hizo que Ambrosi abra el partido.

Independiente intentó con muchos tiros de afuera del área, pero el arquero local se mostró muy seguro ante los embates visitantes. La Liga ganaba, pero no era superior a su rival. Hasta que a los siete minutos, Bolaños puso el segundo, después de una hermosa pared con Barcos. Los de Mohamed sintieron el impacto y bajaron mucho su intensidad. El físico empezó a mermar y los efectos de la altura comenzaron a hacer efecto. Los de Bauza se adueñaron del balón y con un tiro libre de Urrutia -floja respuesta de Gabbarini- liquidaron el pleito.

Vélez no encuentra la brújula y perdió un partido inverosímil. Independiente hizo un papel digno, pero no logró traerse algo de Quito. Los dos vienen mal en el certamen local y necesitan imperiosamente sumar tres puntos este fin de semana ante Boca y Arsenal, respectivamente. Habrá que ver si los técnicos pueden levantar a sus equipos y enderezar el rumbo de ambos barcos que vienen medio torcidos.

El ídolo menos pensado

por Guido Plotnik

La pelota ya ingresaba casi pegada al palo izquierdo de Alexander Domínguez, que pese a todos los esfuerzos, no llegaría a impedir la conquista. Las tribunas explotaban en un grito de alegría porque Godoy Cruz vencía 1-0 a la Liga de Quito y un “Pelado” de apellido Sánchez, entraba en la historia grande del Tomba, como el autor del primer gol de su equipo en la Copa Libertadores. El empate de Reasco bajaría los ánimos, pero luego Nico Sánchez devolvería la tranquilidad.

Cuenta la anécdota, que Daniel Oldrá, coordinador de fútbol del club, viajo a Uruguay en el verano de 2010 a ver en vivo y en directo a un lungo delantero que le habían recomendado: Sebastián Balsas. Sin embargo, al “Gato” lo fascinó un peladito que recorría la banda derecha con un enorme despliegue y una técnica interesante. Preguntó como se llamaba y sin dudar ni un segundo, se lo llevó para Mendoza. Balsas desembarcaría seis meses más tarde en San Lorenzo y su desempeño no fue bueno que digamos.

Nacido en Montevideo el 02/12/84. Con 1,70m y 65kg, el “Turco” Asad lo hizo debutar 13/02/10 ante Huracán, partido que terminaría igualado en cero. Siempre fue titular, no le costó amoldarse al fútbol argentino y rápidamente fue una de las figuras del sorprendente Godoy Cruz que peleó el Clausura 2010 y salió quinto en el Apertura de ese mismo año.

Con la clásica garra charrua, pero agregándole una gran habilidad, capacidad de toque y llegada a posición de gol, Carlos Sánchez hoy vive su mejor momento.  El tanto marcado en “La Bombonera” como premio de su enorme actuación y el orgullo de haber sellado su nombre en la historia de Godoy Cruz, al convertir el primer tanto internacional del club, hacen al “Pelado” alguien reconocido. Todo lo opuesto a lo que sucedía hace un año, cuando llegaba a Mendoza desde el anonimato pero lleno de sueños, que cada día van siendo cumplidos.

Arranca la fase de grupos de la Copa Santander Libertadores

por Guido Plotnik

Fluminense y Argentinos Juniors, abrirán hoy a las 21hs, la 52º edición de la Copa Libertadores, cuando ambos conjuntos se enfrenten en el estadio Joao Havelange de Río de Janeiro.

El torneo mas prestigioso del continente americano contará con la presencia de cinco equipos de nuestro país: el mencionado Argentinos (luego de 25 años de ausencia), Estudiantes (siempre candidato con Verón como estandarte), Vélez Sarsfield (Ramírez-Morález-Martínez-Silva ilusionan a todo Liniers), Godoy Cruz (primera participación en su historia) e Independiente (el retorno del máximo ganador de la competición con siete estrellas). Vale mencionar que, en una inentendible decisión, la CONMBEBOL decidió quitarle una plaza a la Argentina, ya que el “Rojo” obtuvo la Copa Sudamericana, por lo que privó a Racing de disputar la Libertadores.

En el juego de los pronósticos y candidatos, siempre se les augura un buen desempeño a los brasileños. El Inter de D’Alessandro y Guiñazu, ahora reforzado por Bolatti y Cavenaghi, buscará defender el título conseguido el año pasado, Gremio intentará levantar la copa por tercera vez en su historia, Fluminense sueña de la mano de Conca, Deco y Fred y Cruzeiro con Farías y Montillo, mientras que el Santos apuesta todo a la sociedad Elano-Neymar.

Además, habrá que tener en cuenta al siempre protagonista en los últimos años, Liga de Quito, a los ascendentes conjuntos mexicanos, a los históricos Nacional y Peñarol y esperar, ¿porque no?, a una posible sorpresa.

Comienza la fase de grupos y 32 equipos sueñan con estar el 22 de junio levantando el trofeo más preciado en este continente. A jugar!

Acá abajo, todos los grupos

Leer nota completa »

Las dos caras de Independiente

por Federico Colman

Independiente atraviesa un momento singular. La realidad indica que es el campeón vigente de la Copa Nissan Sudamericana, pero también marca que finalizó último en el Torneo Apertura del año pasado, que concluyó ayer con su derrota por 0-1 ante Tigre, en un partido postergado de aquel campeonato.

El semestre pasado, el cuadro dirigido por Antonio Mohamed ganó el segundo certamen en importancia del continente a base de perseverancia, algunas facetas de buen juego y la mística copera que distinguió al Rojo en el ámbito internacional a lo largo de toda su historia.

El equipo de Avellaneda obtuvo buenos resultados como visitante y casi siempre cerró las series en su estadio. En primera ronda eliminó a Argentinos Juniors (única llave en la que definió como visitante), luego a Defensor Sporting de Uruguay, después al Deportes Tolima colombiano, a la Liga Deportiva Universitaria de Ecuador en semifinales, y en la instancia decisiva al Goiás de Brasil.

Sin embargo, en la competencia local se vio un Independiente apático, que nunca encontró el rumbo y que, virtualmente, realizó la peor campaña de su historia. Entre las derrotas más duras que sufrió sobresalen el 4-0 ante Banfield y el 4-1 contra Godoy Cruz. Por otra parte, una de las alegrías más festejadas fue el triunfo ante Racing Club, en el clásico de la décima fecha.

Dedicarle demasiada atención a las competiciones internacionales y poca al torneo argentino enflaquece partido a partido el promedio del descenso del ex Rey de Copas. Hoy se encuentra en a 10 puntos de distancia de Huracán, el último que jugaría la promoción ante un equipo del Nacional “B”.

Goiás también vivió una situación similar. Mientras depositaba toda su atención en la Sudamericana, se olvidó completamente de su participación en el Brasileirão: terminó en el 19° lugar de la tabla de posiciones y como consecuencia bajó a la segunda división.

Los Diablos Rojos no quedaban últimos en el certamen doméstico desde aproximadamente nueve años. Ahora, deberán decidir entre enfocarse totalmente a la Copa Santander Libertadores de América ó inclinarse por el Clausura que se avecina.

Lupa europea: grandes encuentros, remontadas y goles

por Nicolás Cristoff

Emociones a granel, grandes encuentros y muchos goles. El fin de semana de acción en el viejo continente tuvo de todo y aquí te invitamos a repasar lo más importante.

¿Con cuál te quedas?

Si bien fueron muchos los encuentros atractivos, ninguno tuvo la espectacularidad de los dos que a continuación se citan. En ambos paso de todo.

El primero se disputó en el Santiago Bernabeu, escenario en el que el Real Madrid venció al Villareal (4-2). Sin jugar bien, el elenco dirigido por José Mourinho volvió a ganar, aunque para lograrlo haya necesitado remontar dos veces la ventaja visitante.

Como en su momento lo hizo en el Camp Nou, el Villareal volvió a exhibirse como un equipo que con el balón en su poder sabe muy bien que es lo que tiene que hacer. Del toque, el la visita hizo su mejor herramienta, para que casi por decantación comiencen a llegar las opciones de peligro.

Marcó Cani, a los 7 e inmediatamente después y con el Real Madrid tratando de asimilar la desventaja, igualó Ronaldo,  luego de ser asistido por Ozil. Con el Villareal siempre al mando de las acciones, el encuentro, ya a esa altura, era de ida y vuelta.

Poco antes de los veinte minutos, Marco Ruben le devolvió la ventaja al once de Valverde, mucho más asentado que un Madrid apresurado y sumamente desordenado, al que no le quedo otra de derrochar carácter.

Igualó Cristiano, sobre el final de la primera parte, y a partir de allí todo cambió. Fue clave dicho empate y el Madrid salió a jugar el segundo tiempo dispuesto a llevarse por delante a su rival.

Mourinho ajustó clavijas defensivas y su equipo ya no sufrió en exceso, lo que le dio vía libre para ir en busca de la victoria, sin nada de fútbol pero con mucho de valentía y amor propio.

Ingresó Kaka y de sus pies nació el tercero, marcado nuevamente a los 79 por Ronaldo (23 goles en 18 encuentros de Liga), quien tres minutos después le devolvió gentilezas a su compañero asistiéndole para que anote el cuarto.

Lo jugó el Villareal, pero lo ganó el Madrid. La Liga vive, aunque a decir verdad uno no cree que al cuadro de Mou le alcanze con jugar así para sostener el impactante ritmo impuesto por el Barcelona (4-0 al Deportivo, de visitante y con gol incluido de Leo Messi).

La otra gran contienda del fin de semana tuvo lugar en San Siro y en ella igualaron Milan y Udinese (4-4). Aquí también sobraron los goles, en un encuentro que mantuvo la incertidumbre hasta el final y en el que cualquiera de los dos pudo haberse llevado la victoria.

Tuvieron su día de inspiración los volantes –destacable labor la de Isla e Inler- y en el feudo del líder, un Udinese valiente y atrevido tomó el mando de las acciones nada más comenzado el encuentro.

Fueron varias las chances, hasta que el goleador Di Natale marcó la primera gran diferencia en el tanteador, a los 35. Tarde, llegaba la ventaja por la que el cuadro visitante había acumulado más meritos que su rival, al que no obstante le acabaría sonriendo la fortuna al filo del descanso, con Pato recibiendo de Zlatan e igualando las acciones.

No cambió demasiado la tónica tras el paso por vestuarios. Ansioso Milan, Udinese se hizo nuevamente del control, colocándose otra vez en ventaja gracias al gol de Alexis Sánchez, a los 53.

Retrasó sus líneas el Udinese y quedó a la espera de algún contragolpe que le permita sacar provecho de la velocidad de sus atacantes. La ocasión se presentó y Di Natale no la desaprovechó. 3-1, con 25 minutos por delante.

Sin más que perder, Allegri introdujo a Cassano y con el “Bambino” en cancha, la remontada comenzó a forjarse. Descontó Medhi Benatia, en contra, y cuatro minutos después, es decir a los 82, igualó Pato, luego de recibir la primera gran habilitación de Cassano.

Ambos quisieron ganarlo y el encuentro lo agradeció. Falló Bonera y anotó German Denis, con el tiempo cumplido y sin tiempo para reacción. Al menos a priori, teniendo en cuenta el posterior empate de Ibrahimovic – asistido notablemente por Cassano- y la conclusión en tablas de un espectáculo formidable.

Derrotados Lazio y Roma, el único que aprovechó para descontarle dos puntos al líder fue el Napoli. Edinson Cavani se despachó con un “Hat Trick” alucinante y su equipo goleó 3-0 a la Juventus en el San Paolo.

Liverpool y otro golpe a la moral:

Sin Roy Hogdson –el final de su ciclo solo era cuestión de tiempo- pero con el mítico Kenny Dalglish sentado en el banco, el Liverpool no pudo hacer demasiado para salir sin otro resultado que no sea la derrota de Old Trafford, escenario que marcó su adiós de la FA Cup.

Mucho tendrá que trabajar Dalglish -permanecerá hasta el final de la temporada- para enderezar los destinos de un equipo al que todo le cuesta demasiado y en el que hasta el mismísimo Steven Gerrad –expulsado pasada la media hora de juego- parece haber perdido la compostura.

Extraordinaria cosecha argentina:

El mencionado tanto de German Denis, el de Mario Santana al Brescia, el de Alejandro Gómez y los dos de Esteban Cambiasso en el triunfo del Inter en casa del Catania.

El de Martín Demicheles, Leo Messi, Daniel Osvaldo y Marco Ruben en la Liga española, el de Tevez en la igualdad copera del City o tal vez el de Javier Saviola y Nico Gaitan en el triunfo del Benfica ante el Unión Leiria. Fueron muchos ¿Vos cual elegís?